lunes, 24 de noviembre de 2014

Mundo Saturno

En Saturno vivo mejor. Nada que ver. Vengo de la Tierra y vengo huyendo de su Luna.
De niña la miraba de reojo y no me hacía nada, pero una noche me fijé en ella y me enseñó los colores de la noche, las olas de plata y la hierba azul.
Ella me enredó con sus influjos, atribuló mi tranquilo corazón y desconfiguró mi cerebro abriéndome a nuevas experiencias y al amor. Por su culpa me enamoré siete veces, lloré cien veces y suspiré un millón de veces.
Aquí no. Llegué hace un mes. Miro de reojo sus anillos y no salgo de noche.
En Saturno vivo mejor. Nada que ver.

ficción planeta saturno

vista de los anillos de saturno en el cielo desde la tierra

Si te ha gustado, te gustará
Invasión extraterrestre (por fin)
Un mundo natural
Estación Muliate

0 comentarios:

Publicar un comentario