viernes, 4 de enero de 2013

Barco fantasma en Hondarribia

Escrutando hondo en aquella negrura
permanecí largo rato, atónita, temerosa,
dudando, soñando sueños que ningún mortal
se haya atrevido jamás a soñar.
Mas en el silencio insondable la quietud callaba,
y la única palabra ahí proferida
era el balbuceo de un nombre: "¿Mariñel?"
Lo pronuncié en un susurro, y el eco
lo devolvió en un murmullo: "Mariñel".
Apenas esto fue, y nada más.

E. A. Poe

barco en el cielo de hondarribia




0 comentarios:

Publicar un comentario